sábado, 11 de noviembre de 2017

Minifalda Roja


Eran las diez de la noche
Y estabas parada en la extraña esquina
De Juan Bautista Alberdi y Pergamino.

Un frío de invierno atravesaba
La penumbra de la Ciudad de Buenos Aires.

La niebla enmarcaba el paisaje
Como el telón de fondo de un escenario helado.

Tu figura leve y tus botas
Y tu inconcebible minifalda roja
Aparecieron luego ante mis ojos desvelados.

Detuve el automóvil y te llamé a mi vera.

Nos fuimos juntos después
Y hasta bebimos un poco de alcohol
En la esquina de Directorio y Olivera.

Y yo (sin estar demasiado seguro)
Quise hacer honor a tu cuerpo a destajo.

Quise hacer honor a tu noche en la vereda
Y quise hacer honor a tu trabajo.

De lo que pasó después no recuerdo nada.

Aunque pienso que tal vez dejaste que te bese
Porque te diste cuenta de lo solo que estaba.

Jamás te he vuelto a ver.

Ni siquiera ahora
Que a veces paso como un peregrino
Por la extraña esquina
De Juan Bautista Alberdi y Pergamino.


©2010

24 comentarios:

  1. Elegante el honor y la exposición poética

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jonh, siempre es un gusto tenerte por aquí. Me alegran tus conceptos. Espero que pases un buen fin de semana.

      Eliminar
  2. Una maravilla Nes. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grancias Carlita. me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Ay, Néstor tan querido. Eres un melancólico hermoso. Te quiero y abrazo. SOFIAMA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofía por ser tan consecuente con mis cosas. Pasa bellos días. Yo también te quiero y te abrazo.

      Eliminar
  4. No sé en cuánto influye la foto, Néstor. Pero mientras leía el poema sentí como en una imagen todo lo que contabas. Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente me has hecho pensar Graciela. Hay una fuerte conexión entre la imagen y el texto, es cierto. Una especie de moderna ayuda audiovisual a la poesía y a quien la escribe. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me ha quedado una sensación melancólica y de tristeza al pensar en esa soledad que busca momentos comprados de compañía, es dura la soledad no buscada.
    Saludos Nestor

    ResponderEliminar
  6. Es verdad Conxita. Lo que sucede en el poema viene pasando desde que existe la humanidad. En este caso en un ámbito urbano. Y sin embargo a todos nos queda una dolorosa sensación frente a estas cosas, por más que sucedan desde siempre.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno Néstor. Me gustó mucho el clima del poema.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Néstor, me gustó el poema, combina la necesidad de compañía con la noche y el frío del invierno, lo gris de la zona, en contraste con la belleza femenina y la mini roja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guille. Me alegra mucho que te haya gustado. Abrazo.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Ay Haydee!!! Si pongo acá que sos mi lectora preferida tal vez no lo entienda nadie. No importa, son cuestiones nuestras. Un beso.

      Eliminar
  10. Tus historias me encantan siempre Bs As esas descripciones que haces cuando mencionas las calles es todo un estilo peculiar..yo no leo mucho también me gusta esos relatos melancólico Yo seguiría soñando por ese lado tenes mucho para contar..Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Querido Beto. Yo sé que sos un consecuente lector de mis textos. En general tengo aquí simplemente lectores. Algunos de ellos, (muy pocos) escritores. Y me pone muy feliz que así suceda. Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Benditas las mujeres que nos reciben cuando nos sentimos solos. Tal vez desamparados nos tomamos de su mano como una cornisa que nos salve del vacío. Y aunque solo vemos el cuerpo que se ofrece en una esquina terminamos besando un alma que hay dentro de sus ojos.
    Esto va por mí, Néstor, porque es lo que siento, lo que me transmite este poema inmenso que escribiste. Me alegro de haber venido a leerlo. Creéme que todavía estoy conmovido.
    Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel. Es sensacional este comentario. Creo que has profundizado el propio poema. Dices :"aunque solo vemos el cuerpo que se ofrece en una esquina terminamos besando un alma que hay dentro de sus ojos". Te confieso que no puedo superar eso. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Me gusta cómo escribís Néstor, cómo retratás el corazón de nuestra amada Buenos Aires, me gusta acompañarte en tu recorrido por sus calles, por sus soledades.
    Qué grato haberte encontrado.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Delia. Que alegría tu visita. No manejo bien esto del blog y de Google+ pero ya veré si puedo avisarte cada vez que subo algo. Te mando un beso. Que pases un bello fin de semana.

    ResponderEliminar