sábado, 26 de agosto de 2017

Neumonía



Anoche no la he pasado demasiado bien en mi cama. El amor de mi vida se acercó desde la puerta de entrada y me apuntó a la cabeza pero no le salió la bala. Aquello me aterró pero igual seguí durmiendo.  Soy alguien que nunca recuerda lo que sueña pero parece que esta vez fue la excepción.

Luego llegó mi padre y comenzó a hablarme de cosas que no alcancé a entender  del todo. Vino con un viejo amigo, alguien vestido con un abrigo oscuro. Estaba de espaldas pero no supe quien era porque me resultó imposible verle la cara.

Mi padre me contó que cuando él nació, allá por los años treinta, a mi abuela, que estaba de parto,  la llevaron al hospital en un carro. No sé porque me contó eso. “Era un carro ambulancia pintado de blanco, con una cruz roja y tirado por caballos”, agregó-  “Y luego de ese viaje nací yo”.

A mí me daba un poco de terror hablar con mi padre muerto. Además, pensaba ¿Porqué me habrá contado lo del carro ambulancia? El amigo, mientras tanto, no se movía ni articulaba palabra y siempre estaba de espaldas.

Quise gritar pero no me salió grito alguno.

Luego se apareció Roberto y me quedé un poco más tranquilo. Hacía treinta años que no lo veía. Terminamos sentados en dos amplios sillones que nunca tuve en mi casa.  Sillones blancos que parecían flotar en el aire. El se abrió la camisa y me mostró una herida muy importante y ya cicatrizada. “Así me quedó el corazón cuando me traicionaste”-dijo- mientras a mí se me llenaban los ojos de lágrimas. Roberto estaba equivocado, aquello no había sido exactamente una traición sino un equívoco juvenil.  Me había pedido que le cuide a la novia y yo terminé acostándome con ella. Le insistí con mi argumento pero él ya no me dirigió la palabra. Quise levantarme del sillón pero no pude hacerlo. Flotábamos juntos en el aire y no sabía de qué manera bajarme de allí. Cuando lo miré a Roberto para pedirle perdón el no contestó nada y solo se abrió de nuevo la camisa para mostrarme la herida.

Aterrorizado y maltrecho terminé por arrojarme al vacío.

Volví donde estaba mi padre y su amigo de espaldas.

“El carro ambulancia blanco era tirado por una yunta de percherones” –me dijo– tal como se usaba en esos tiempos, eran caballos de tiro fuertes y nobles. Con esos llegó tu abuela al hospital donde nací”.

–Ya sé, papá. –le dije.

“Recuérdalo; si yo no hubiera nacido tú tampoco”.

Y en ese momento sentí  como un fuerte escalofrío en la columna. Mi padre desapareció y su amigo también. Pero nada estaba demasiado claro, más bien todo era una bruma. Un bruma rojiza donde se paseaba la muerte con su capucha y la guadaña.

El amor de mi vida se acercó de nuevo hacia mi cama. Llevaba un arma, pero no era un arma sino un paño humedecido con agua fría y lo apoyó en mi frente. Por momentos no supe si estaba dormido o despierto pero me inquieté mucho cuando volví a ver a mi padre detrás de ella y en la puerta de entrada.

–Tranquilo –dijo mi amor– ya se irá pasando la fiebre. Buena neumonía te has pescado.

Entonces quise agradecerle y me pareció que lo mejor era tocarle la cara. De ese modo no sólo le agradecía sino también me aseguraba de que era cierto lo que pasaba.

Eso me dejó un poco más tranquilo.

Sentí que lo peor de la fiebre terminaba.

Después mi padre me hizo una especie de señal de despedida y se alejó con la cabeza baja. Al final se tomó del brazo con su amigo y los dos desparecieron por la puerta de entrada.


©2017

20 comentarios:

  1. Muy buenoooooooooo!!!!!!... Comenzó de una manera vigorosa... ella se acercó con un ......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado el comienzo Diego :) :) :) Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy lindo pa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Florencita. es un lñujo tenerte de lectora.

      Eliminar
  3. Silvia Nora Peralta26 de agosto de 2017, 14:40

    Me gustó ¡Está muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra Silvia. ¡Gracias por venir por el blog!

      Eliminar
  4. Es un relato tan vívido que de no ser real, te enaltece como escritor; y de serlo, te reafirma. Nadie como tú para contar un cuento y hacerlo creíble hasta calar en el corazón. Estremecedor su contenido. Tiene mucha simbología esotérica bien definida. No sé si estás consciente de ello, pero es así. Un abrazo eterno, mi tan amado amigo Néstor. SOFIAMA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofy, corazón mío. Haberte estremecido es para mí una satisfacción enorme. En cuánto a la simbología esotérica ya lo hablaremos por privado. Un beso grande.

      Eliminar
  5. Me impactó este cuento tan vívido. Y esa sutil diferencia entre dos mundos.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno Liliana. Ese fue mi propósito al escribirlo. Sumergir al lector entre el mundo onírico y el real. Y creo que lo he logrado. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta cuando escribes y lo haces en silencios y tu voz no me llega pero tus palabras se adentran dentro de la mente
    Me gusta cuando te leo
    abrazos desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mujer. Me encanta que te guste cuando me lees. Aquí no termina de pasar un duro invierno. Te mando otro fuerte abrazo y espero que te dore el sol de Miami.

      Eliminar
    2. Me encanta el haberte conocido....Me gusta tu particular forma de hablar sentir escribir...
      Saludos muchacho desde el sol que está nublado
      Un abrazo inmenso a Mi Bs As querido

      Eliminar
    3. El sentimiento es recíproco. Ya salgo a la calle y abrazo lo primero que tenga a mano. La Reina del Plata, agradecida. Un beso grande.

      Eliminar
  8. Me parece un cuento interesante. Se mezcla lo real con lo fiticio. En realidad uno no sabe cuánto puede haber de realidad o ficción. O quizá sea todo ficción. Está como siempre bien narrado. La primera oración ya despierta el interta, que se mantiene hasta el final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Guille. esa era mi intención. Confundir a la realidad y a los sueños. te mando un abrazo.

      Eliminar
  9. Tarde pero segura Nes. He quedado fascinada por este cuento. Para mí está entre lo mejor que escribiste.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, gracias Carlita. Sos muy amable!

    ResponderEliminar